Estar solos o estar sin hacer nada,  nos causa profunda angustia.
Nos hemos inventado miles de trabajos que tener que hacer para no quedarnos sin hacer nada, además del trabajo obligatorio por el que conseguir dinero para poder vivir.
Porque no hacer nada nos angustia y nos angustia porque nos damos miedo a nosotros mismos.
 
No hacer nada puede despertarnos a lo que no queremos ver.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educar-nos para la ternura - el libro

El cuidado