martes, 19 de diciembre de 2017

Pre-historia del amor como necesidad básica humana.

Pre-historia del amor como necesidad básica humana.
Educar-nos para la ternura 
 Joaquín Benito Vallejo / Ed. Corona Borealis


Educar-nos para la ternura comienza con una pregunta:
¿Sabéis que el amor es lo más importante de la vida?

 Y después se contará el porqué, el para qué, el cómo y el cuándo entre otras cosas.

Esbozamos a continuación una breve pre-historia.

El amor es el resultado de la vida. 

No de una vida particular de cualquiera de nosotros, sino de la evolución de la vida en general dentro del planeta Tierra.

Resultado de la adaptación, mediante el desarrollo de las especies a su medio entorno del que también forman parte las otras especies, además de los individuos de una misma especie.

En esa adaptación, fue decantándose como la principal misión de cada individuo el cuidado de sí mismo, así como el de sus congéneres.


El amor pues, no es una creación humana, sino  el culmen lógico del desarrollo natural evolutivo de los seres vivos que  comenzaron su andadura en la primera célula viviente.

 En los seres vivos más primitivos ya está inscrita de una manera rudimentaria, esa capacidad.

 El amor es el culmen de una serie de prerrequisitos que nacieron con el primer ser vivo, como son la sociabilidad, la intercomunicación, la colaboración, la empatía, el altruismo, el cuidado del hábitat,  la protección de las crías.


La sociabilidad nace también con la vida.

Todas las células se agrupan viviendo entre sí formando distintos tipos de sociedades.

En esa sociabilidad  o vida en común  ya hay, debe haberla, comunicación y colaboración  por un objetivo común, la vida misma y la de la especie.


Los organismos unicelulares nacen unos de otros. Se unen y evolucionan generando seres pluricelulares y en estos, forman órganos con diversificación de funciones dentro del objetivo común de la vida.

Dentro del organismo ya sea unicelular o pluricelular, debe darse la comunicación entre sus diversos elementos y funciones y la comunicación  colaborativa  mutua y común para salvaguardar la vida.

Todas las células, desarrollando diferentes funciones en órganos y organismos mantienen la comunicación y la colaboración por el objetivo común, dentro de un mismo ser u organismo, y dentro de la especie a la que pertenecen.


Con la especie, los individuos mantienen una serie de rasgos comunes al haber nacido de una misma cepa.

Dentro de la especie forman agrupaciones más pequeñas o familias. Y dentro de estas siguen desarrollando la colaboración en defensa de la vida.


Formar familias desarrolla la diversificación de tareas en aras del bien común –de igual modo que dentro de un organismo, los órganos desempeñan diferentes funciones-.

Se reparten las tareas a realizar.
Se construyen un hábitat y se protege y se cuida a las crías.

En estos ámbitos el apoyo mutuo por el bien común es el hilo conductor.  Donde se da la empatía, el altruismo, la colaboración, el vínculo, el afecto….

Las emociones se establecen también desde el primer ser unicelular, si no claramente desde el principio, si están ya en germen como la semilla del fruto venidero, porque ellas son necesidades básicas para salvaguardar la vida.

Suponen la orientación o el rechazo de aquello que es bueno, agradable, placentero para la vida, o al contrario, de lo que hay que huir y protegerse porque es malo, peligroso, desagradable o dis-placentero para vivir.

Así, la vida se orienta hacia el placer. Las emociones básicas se desprenden del placer y del displacer. 

De ahí que la emoción que se yergue como esencial y prioritaria es el amor porque es el resultado de las leyes de la sociabilidad: la colaboración, la empatía, el altruismo, el vínculo afectivo, la protección, el cuidado, etc., que proceden del desarrollo de las capacidades de vivir y reproducirse. 

Porque encarna la máxima felicidad. Porque salvaguarda y protege al SER.



De acuerdo con Maturana -El árbol del conocimiento - Lumen. Buenos Aires 2003-., “... los seres humanos, somos seres biológicamente amorosos como un rasgo de nuestra historia evolutiva. ... el amor ha sido la emoción central conservada en la historia evolutiva. ... enfermamos cuando se nos priva de amor, considerado este como la emoción fundamental donde se asienta nuestra existencia relacional con otros y con nosotros mismos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

La educación sin amor no es posible

LA EDUCACIÓN SIN  AMOR NO ES POSIBLE El amor es el pre-requisito básico, esencial e imprescindible para que pueda darse la educación...